Elegí el destino
de tu próximo recuerdo

 

TUCUMÁN

Valles Calchaquíes - Amaicha del Valle

Desde Tafí del Valle la RP307 nos acerca hasta la localidad de Amaichá del Valle, a 164km de San Miguel de Tucumán y a 2000 m.s.n.m, un destino turístico plagado de riqueza arqueológica, donde la historia de las culturas indígenas norteñas se palpitan en cada rincón.
 

Aquí es donde, todos los años, se realiza la fiesta más emblemática del noroeste argentino: “Fiesta de la Pachamama” que se festeja entre los meses de Julio y Agosto con típicos bailes, cantos y la degustación de chicha (bebida típica).
Para los grupos aborígenes representa “la madre Tierra” por la cual se multiplican los alimentos, ya sea por medio de los cultivos o del ganado; son de gran importancia las ofrendas que los lugareños depositan a la Pachamama. 
 

Museo de la Pachamama - Tucumán

MUSEO DE LA PACHAMAMA

Creado en 1996, obra del artista plástico Héctor Cruz, se ubica sobre la RP307 en el acceso a Amaicha del Valle. Cuenta con 10.000 m² de superficie, presentando distintos salones de exposición entre los que se destacan los de Geología, Antropología y Ciencias Naturales.
 

En nuestra visita podremos acceder a una excelente exposición de pinturas, tapices y esculturas propias de las etnias del Valle Calchaquí. En el patio principal se pueden encontrar esculturas de la Pachamama (Madre Tierra), el Inti (dios Sol), Quilla (la diosa Luna), la víbora bicéfala de la cultura awada, el guerrero de la luna y la mesa de los 12 caciques; todas realizadas con rocas de la región.

 

Ruinas Los Cardones - Tucumán

RUINAS LOS CARDONES

Pocos kilómetros antes de arribar a Amaicha del Valle ubicaremos la localidad de Los Cardones, a la cual pertenece el circuito del Pucará Los Cardones. Ubicado a 2500 m.s.n.m, desde las alturas del Pucará podrá divisarse a lo lejos el Dique Los Zazos y muy cercano a las ruinas el río Amaicha .
 

El recorrido deberá hacerse con guias especializados y seguramente en vehículo 4x4 la mayor parte del trayecto, ya que el terreno es árido y alejado de cualquier zona urbana.

 

Para quienes verdaderamente disfrutan del turismo aventura: cabalgatas, extenso trekking o recorridos en bicicletas, son opciones anexas a los trayectos en 4x4. Podrán organizar la excursión incluyendo la visita al Dique y desde allí el ascenso a las ruinas, un paseo de todo el día.

 

RUINA DE LOS QUILMES
Exactamente a 180 kilómetros desde la ciudad de San Miguel de Tucumán se encuentran las Ruinas de los Quilmes, desde Amaicha del Valle debemos seguir camino por la misma RP307 que tomará el nombre de RP357 y empalmar, con rumbo norte, la RN40.
 

Representan una verdadera ciudad fortaleza que estuvo habitada desde el siglo VII de la era cristiana por una de las tribus más trabajadoras y belicosas de nuestro país: los Quilmes. Después de las guerras calchaquíes, que terminaron en 1665, los quilmes fueron francos perdedores; razón por la cuál, el entonces Gobernador del Tucumán, los deportó a una reducción que se había preparado al sur de la ciudad de Buenos Aires, paraje que hoy lleva el nombre de este grupo aborigen.

 

La realidad es que de los 1000 habitantes quilmeños que emprendieron el traslado a Buenos Aires, sólo llegaron unos pocos.

Muy pronto se extinguieron, primero por una peste de viruela que asoló a esta zona de Buenos Aires y en segundo término porque los aborígenes “se negaron a procrear en estas condiciones de sometimiento”.

 

Ruina de Los Quilmes - Tucumán

Esta ciudad-fortaleza estuvo habitada aproximadamente desde el siglo IX de la era cristiana, presenta un complejo habitacional compuesto por cerca de 100 viviendas que se encuentran en el faldeo de los cerros. Si seguimos recorriendo debemos ascender con cierto grado de dificultad hasta la ciudad fortificada que dominaba todo el valle y servía de refugio en caso de ataque.

La derrota llegó en el momento en que la estrategia fue cortarles la posibilidad de acceder a los cultivos y al suministro de agua. Se destacaron en la construcción de represas para almacenar los recursos hídricos y en la expansión de cultivos como el maíz que era la base del alimento de estos grupos.La recomendación es tomar el día entero para poder recorrer a conciencia estas ruinas, y pasar la noche en cualquiera de los hospedajes que ofrece la localidad de Tafí del Valle.

 

Foto: www.tucumanturismo.gob.ar